v_193775_35355496

Logística: El sistema de turnos online para la descarga en los puertos será obligatorio

A partir del 18 de septiembre el turno será obligatorio el sistema de turnos digital para ordenar la descarga de camiones en los puertos de Gran Rosario y de la Provincia de Buenos Aires. El mismo fue implementado por el Ministerio de Transporte, con el apoyo de la Secretaría de Gobierno de Agroindustria y otras entidades.

El nuevo sistema busca disminuir los costos logísticos e incrementar la rentabilidad en época de cosecha, donde las colas de espera en los puertos pueden durar hasta tres días.

En mayo del año pasado el gobierno nacional puso en vigencia un nuevo sistema de turnos online para la descarga de camiones en los puertos de Gran Rosario -desde Timbúes a Alvear- y en los de la provincia de Buenos Aires: Ramallo, Lima, Bahía Blanca, Necochea y Quequén. La implementación fue gradual, con un primer período de gracia para que los transportistas y dadores de carga se habituaran al nuevo sistema. Cumplida esa etapa, a partir del 18 de septiembre, la nueva modalidad será obligatoria.

La nueva base digital que ordena los turnos, busca reducir las colas de espera en los puertos, facilitando la descarga de un total de 2,5 millones de camiones al año, disminuyendo los costos logísticos e incrementando la rentabilidad para el sector de granos.

La digitalización del sistema de turnos, tendrá carácter obligatorio y mejorará, además del orden, la transparencia y el control. El sistema fue diseñado por el Ministerio de Transporte, con el apoyo de la Subsecretaría de Mercados Agropecuarios de la Secretaría de Gobierno de Agroindustria, AFIP, el Centro de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA), el Centro de Exportadores de Cereales (CEC), la Cámara de Puertos Privados y las Cámaras de Transporte Automotor de Cargas.

Todas las terminales portuarias que son destino de transportes automotor de granos se adhirieron voluntariamente al sistema y aplicarán desde la semana que viene la modalidad obligatoria.

¿Cómo funciona el sistema de turnos?

El sistema asegura que los centros de descarga otorguen turnos acorde a su capacidad y disponibilidad. El productor agropecuario solicitará a la terminal el turno de espera para poder descargar en el puerto. La terminal cargará los datos del pedido a una base online.

Ésta será verificada por AFIP antes de otorgar el Código de Trazabilidad de Granos (CTG). De esta manera la AFIP no otorgará CTGs hasta no verificar que exista el turno de descarga asignado lo que impedirá el envío de camiones sin turno a las terminales portuarias y que se produzcan largas filas de espera.

Hoy en día entre un 10 y un 15% de los camiones que arriban a las terminales portuarias lo hacen sin un turno de descarga. Por ejemplo, en un día de plena cosecha arriban a las terminales portuarias del norte de Rosario (que mueve el 60% del total de descargas del país) 10 mil camiones, de los cuales 1.000 llegan sin turno causando una fila de espera de más de 20 km.

Los camiones quedan así varados en las zonas aledañas a los puertos y son presas fáciles de los delincuentes, produciéndose robos de mercadería y situaciones de inseguridad. El nuevo sistema de turnos viene a solucionar estas problemáticas y forma parte de un plan más amplio, “Cosecha Segura”, que incluye operativos de seguridad, coordinado con el Ministerio de Seguridad y que el año pasado ya redujo en un 67% el delito denunciado.

 

Fuente: Clarin

TRIGO-SARRACENO-300x169

Trigo sarraceno: harina sin gluten y con más rinde

Pese a que aún ocupa una superficie menor entre los cultivos pampeanos, el trigo sarraceno (Fagopyron esculentum Moench), originario de China, viene ganando interés entre técnicos y productores locales. Entre sus principales ventajas se destaca su harina sin gluten, apta para el consumo de celíacos, y por su gran versatilidad para elaborar productos que van desde panificados hasta cerveza. No obstante, el gran vacío de conocimiento que todavía existe sobre su manejo agronómico estaría limitando su potencial de rendimiento en el campo.

Por esa razón, desde la Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA) están avanzando en ensayos en condiciones reales de producción, con buenos resultados.

Daniel Miralles, profesor e investigador de la cátedra de Cerealicultura de esta unidad académica, informó: “En los últimos años recibimos consultas de diferentes instituciones gubernamentales sobre el trigo sarraceno. Encontramos que había un vacío de conocimiento en relación a la fisiología del cultivo y a su manejo agronómico. Entonces, impulsamos una línea de investigación para responder algunas preguntas que no estaban resueltas”.

Los ensayos se repitieron en las últimas dos campañas agrícolas, con investigaciones a campo en el predio de la FAUBA y en la localidad bonaerense de Chacabuco. Se usó una variedad canadiense llamada Mancan, la única inscripta en el Instituto Nacional de Semillas (INASE) de la Argentina. Además, el grupo está trabajando con un equipo de investigación español para evaluar la respuesta de otros cultivares de la misma especie, consignó un trabajo preparado por el área de Comunicación de la FAUBA.

Nuevos conocimientos

Miralles lleva adelante estos trabajos junto a su colega Antonio Guglielmini y al estudiante de Agronomía Juan Ignacio Forcat, quien se encuentra realizando su trabajo de intensificación en este cultivo. En sus estudios buscaron identificar la fecha óptima de siembra y el período crítico en el que se define el rendimiento del trigo sarraceno. Ya lograron generar conocimiento útil a nivel global.

“En particular, nos interesaba conocer cuándo ocurría el período crítico que determina el rendimiento del cultivo, un tema sobre el que no existía información disponible. Estos resultados son los primeros a nivel mundial sobre esta especie”, aseguró Miralles.

Los investigadores identificaron que este momento crítico se extiende desde el estado de plena floración, cuando se abren las flores en la mayoría de las inflorescencias, hasta el comienzo de la formación de frutos marrones, cuando cambian su coloración del verde al marrón en el llenado. Durante este estadío, ante una sequía o falta de nutrientes, el cultivo se vería afectado por una pérdida irreversible en sus rendimientos. Los resultados se repitieron en dos años de ensayos y forman parte de la tesis de grado de Forcat.

Por otra parte, Miralles afirmó que estudiaron el cultivo para caracterizar cómo respondía la duración del día. “La variedad que se siembra en nuestro país se comporta como cuantitativa de día corto. Cuanto mayor es la duración del día, más se alarga el ciclo. Por el contrario, en los días cortos, cuando nos acercamos hacia el otoño/invierno, el ciclo se hace más corto, ya que la tasa de desarrollo se acelera”.

En función de esa información también determinaron la fecha óptima de siembra. “Ahora sabemos que el trigo sarraceno tiene un momento óptimo de implantación para la zona del centro/norte de la provincia de Buenos Aires. Ocurre entre mediados y fines de enero. Antes y después de ese período disminuyen los rendimientos”.

Cultivo ancestral

“En realidad, el trigo sarraceno no es un trigo, sino que es una Poligonácea cuyo nombre científico es Fagopyrum esculentum. Se lo llama pseudocereal porque tiene características semejantes a los cereales en cuanto a su manipulación e industrialización, y se lo usa para hacer harina”, explicó Guglielmini.

Según el investigador, se trata de un cultivo difundido en otros lugares del mundo porque sirve como base para distintos alimentos. En el norte de China, incluso, se lo utiliza para hacer una infusión con las semillas peladas, que representa una bebida tan popular como el mate en la Argentina.

“Entre las ventajas del trigo sarraceno, además de poseer buenas cualidades nutricionales, se destacan sus propiedades benéficas para el sistema circulatorio, atribuidas a la presencia de un compuesto llamado rutina en sus frutos”, agregó,

Fuente: Noticias Agropecuarias

5a134903a3d95_907_510!

Nuevas oportunidades para el trigo argentino

El verano boreal se manifestó de forma intensa en este año con precipitaciones limitadas y marcas térmicas superiores a la media. Esto llevó a que las principales regiones trigueras del centro – norte de Europa y, en menor medida, del Mar Negro, vieran incrementar las áreas con déficit hídrico. Estas condiciones se han instalado durante el ciclo de crecimiento del cultivo, ocasionando daños irreparables en grandes extensiones del viejo continente. Es así como los rendimientos estimados se ven notablemente reducidos y, por transición, la cosecha de casi la totalidad de los países productores.

Tal es el caso de Alemania, segundo productor del bloque europeo después de Francia, que afronta un escenario crítico y prevé una caída del 25% de su cosecha con unas 18,00 mill.tn. previstas al momento. Los cultivos franceses corren la misma suerte y se espera trillar un 10% menos que el ciclo precedente con 32,90 mill.tn. según fuentes locales privadas.

En Italia, la ola de calor se combinó con excesivas lluvias que promovieron la aparición de enfermedades fúngicas y plagas, degradando la calidad de las cosechas. En este caso, la incidencia que tiene en las exportaciones del continente es poco relevante, con una producción cercana a 2,65 mill.tn. (4% menos que el año pasado). Distinta es la situación en el sur europeo, más precisamente sobre la península, que presentó un clima más templado y húmedo. Así España se diferencia anticipando un aumento en su cosecha y, dado que es importador neto, absorbería un tonelaje menor del resto de los exportadores vecinos.

Teniendo en consideración el trigo blando de los 28 países miembros de la Unión Europea, la producción caería a los niveles más bajos en seis campañas alcanzando 127,70 mill.tn. Lógicamente que a medida que se avance con las labores de recolección, se tendrán los números finales y podría haber ajustes posteriores.

Los mercados internacionales fueron reaccionando a medida que se consolidaba esta coyuntura productiva. El MATIF de París experimentó una empinada tendencia alcista que situó las cotizaciones en máximos de cuatro años, rondando los 210 – 215 €/tn (241,40 – 247,10 U$S/tn) si contemplamos los contratos más próximos. Las subas se replicaron en los principales puertos a nivel mundial, con el FOB de Francia (Rouen) en 248,27 U$S/tn, el Golfo de México de EE.UU. a 229,90 U$S/tn para la variedad SRW, entre otros, según los valores actualizados al 17 de agosto.

Este contexto refuerza el optimismo para las exportaciones argentinas, en el que parte de la demanda (desatendida por los oferentes europeos) deberá reorientar sus solicitudes a orígenes alternativos y es aquí donde nuestro país tiene potencial para expandir la colocación de los excedentes del cereal. Los precios FOB de exportación oficiales para el trigo pan argentino trepó a unos 241 U$S/tn para los embarques realizados durante agosto, mientras que para septiembre – octubre se obtiene 1 U$S/tn adicional. En sólo dos semanas se apreciaron ganancias de entre 5 y 7 U$S/tn en los diferentes plazos, en línea con los mercados a término.

En la última rueda de la semana pasada, los futuros operados en MAT se negociaron al límite máximo de suba diaria y las posiciones a Ene-19 para Rosario ajustaron en 222 U$S/tn. El máximo para este contrato se dio el pasado 6 de agosto con un precio apenas 4 U$S/tn por encima del actual. La brecha observada respecto al año pasado se acrecienta y ya observamos un mercado 33% más caro que exactamente un año atrás, cuando los anotes se hacían en torno a 167 U$S/tn.

A medida que avance la trilla de los lotes europeos y demás regiones del hemisferio norte, los operadores irán asimilando los rendimientos finales y, en función de los resultados, el mercado se irá adecuando. Con estos elementos en juego, resulta apropiado cerrar pisos de ventas y por qué no quedar abierto a subas posteriores. Una posibilidad que brinda el mercado es adquirir un PUT Ene-19 a un precio de ejercicio de 211 U$S/tn. con una prima de 9 U$S/tn. estableciendo un mínimo de 202 U$S/tn.

Una segunda alternativa plantea dos operaciones en simultáneo, como son la venta de un futuro Ene-19 a 222 U$S/tn y la compra de un CALL. Así se constituye un PUT sintético, dando lugar a un piso de venta con la posibilidad de obtener parte de la suba antes de que venza la posición, en caso de que el mercado supere al precio del futuro previamente negociado. En las primeras dos semanas del mes se negociaron futuros Ene-19 por 394.178 tn. y si adicionamos la operatoria de opciones, el volumen asciende a 656.878 tn en MAT.

Por otro lado, los productores trigueros han comercializado cerca de una cuarta parte de la nueva cosecha. De no mediar adversidades climáticas en las instancias críticas, Argentina estaría en condiciones de cosechar 21 mill.tn. que, no sólo abastecería los consumos de la molienda, sino que arrojaría un saldo exportable en un contexto de menor oferta global. Con perspectivas favorables, las operaciones forward llegan a 5,21 mill.tn. y superan en casi un 70% el volumen de un año atrás, el máximo anterior. Un punto a considerar es que gran parte de estas operaciones tendrían como entrega los meses de diciembre y enero, en momentos que suele concentrarse la presión de oferta.

No son ajenas las compras de los molinos de Brasil, el principal importador de trigo argentino, que compite con la demanda local y marca un sostén para los valores disponibles y con entregas más cortas. De hecho, durante julio se registró el volumen de importaciones brasileñas más elevado del 2018, con 757.552 tn. A diferencia de los meses anteriores, se recurrió a otros orígenes (como EE.UU, Canadá y Uruguay) ante los bajos stocks físicos en Argentina. En julio, el 71% del cereal que ingresó a territorio brasileño fue enviado desde nuestro país, mientras que hacia el 1° semestre, esta relación promediaba un 94%.

Autor: Eugenio Irazuegui ZENI

caracteristicas-trigo-duro

Un Consorcio Internacional descifró el genoma del trigo

A 13 años de su creación, el Consorcio Internacional de Secuenciación del Genoma del Trigo, en el que colaboran investigadores de 20 países, anunció que se ha descifrado el 94% de la secuencia de ADN de la planta que abrirá la posibilidad de realizar mejoras agronómicas, por ejemplo, para que sea más resistente a las enfermedades, a la sequía o al frío.

Los miembros del consorcio opinan que, tras los progresos logrados, seguir descifrando el genoma será “como andar con Google Map”.

El Centro Nacional de Investigación Científica de Francia (CNRS), que ocupa una posición de líder en el Consorcio, explicó en un comunicado que se han identificado más de 107.000 genes y cuatro millones de marcadores.

“Conseguir un trigo menos problemático es mi sueño personal”, confesó el codirector del Consorcio, Rudi Appels, especialista en genética molecular de la Universidad de Murdoch, Australia.

El logro fue publicado por la revista Science. “Lo que antes nos llevaba años ahora nos lleva solo una noche”, dijo Jorge Dubcovsky, profesor de la Universidad de California.

Se espera que los éxitos de los científicos contribuyan significativamente a aumentar las cosechas de trigo y a reducir el número de reacciones alérgicas al cereal.

El desciframiento del genoma del trigo ha sido un proceso “dolorosamente lento” que ha durado 13 años y sus resultados eran largamente esperados tanto por los científicos como por los agricultores.

Etienne Paux, uno de los científicos franceses implicados en este trabajo, puntualizó que se ha secuenciado al completo una de las decenas de miles de variedades de trigo blando que se conocen.

Algunos de los genes ahora conocidos están implicados en la calidad del grano, la resistencia a las enfermedades o la tolerancia de la sequía.

Esto permitirá crear variedades más rápidamente que hasta ahora para una mayor productividad y para cultivar el trigo con menos pesticidas.

El secuenciado completo permite estudiar la organización de los genes, cómo se regula su expresión y entender los mecanismos de su evolución desde su formación hace unos 10.000 años.

El tamaño y la complejidad del genoma del trigo es cinco veces mayor que el del genoma humano y 40 veces mayor que el del arroz.

El trigo blando es el cereal más cultivado en el mundo, con 220 millones de hectáreas y constituye el alimento de base para el 30 % de los humanos. De hecho, supone de media el 20 % de las necesidades alimentarias.

Teniendo en cuenta el crecimiento de la población mundial y unas condiciones medioambientales y sociales sostenibles, se calcula que hace falta una progresión anual de los rindes del trigo del 1,7 %.

 

Fuente: Noticias AgroPecuarias

testigo-vs-tratado-trigo

Recomendaciones de UPL para prevenir enfermedades del trigo

La siembra de trigo avanza a paso firme en las principales zonas trigueras del país y las buenas condiciones alimentan las expectativas sobre la llegada de una excelente cosecha. Sin embargo, es preciso tomar recaudos para protegerse de las enfermedades que amenazan a los cultivos, tales como las royas amarilla, naranja y negra.

Ensayos realizados por la empresa UPL en distintas regiones de la zona núcleo muestran que la realización de un plan de manejo preventivo puede lograr un gran impacto en relación con la menor incidencia de esas enfermedades sobre el cultivo. Los estudios muestran que la utilización de productos que combinan los principios activos Mancozeb en un 70% y Azoxistrobina en un 5%, sumados al aporte de Magnesio y Zinc en la formulación tienen una alta eficacia por generar un esquema multisitio, con siete puntos de acción diferentes sobre la célula del hongo, lo que se traduce en una gran capacidad de resistencia.

Para lograr esos resultados, las aplicaciones deben realizarse en estadíos tempranos (Z32), es decir, al segundo nudo perceptible en del tallo. De esa manera se consigue anticipar la aparición de las primeras pústulas de la enfermedad y evitar que se disemine al resto del cultivo. Asimismo, otra conclusión que surge de las evaluaciones es que la combinación de Azoxistrobina al 20% con Cyproconazole al 8% en momentos más avanzados del ciclo del cultivo (Z39), con la hoja bandera totalmente emergida, genera un potente efecto curativo sobre la enfermedad.

“Para alcanzar la mayor eficiencia posible en la actual campaña triguera es importante contar con un plan integral de producción que, además de variedades de muy alto rendimiento, contemple el manejo de fitosanitarios apuntando a la reducción del riesgo de incidencia de las enfermedades, que pueden causar un gran daño agronómico al cultivo, así como importantes pérdidas económicas para el productor”, señala Nicolás Spinelli, responsable de Desarrollo Técnico y Comercial de UPL para el Cono Sur.

 

Fuente: Infocampo

nota riego

Afirman que el uso de riego suplementario puede duplicar el rendimiento en trigo

Con el objetivo de proporcionar herramientas al productor argentino que sirvan para maximizar la productividad de la empresa agropecuaria en un marco de sustentabilidad, en el año 1996 se instaló en INTA Manfredi un módulo de riego suplementario con fines experimentales y demostrativos que permitió adaptar y poner a prueba diferentes tecnologías asociadas al riego.

Aquiles Salinas, especialista en riego suplementario del INTA Manfredi -Córdoba-, cuenta que “uno de los ensayos de producción de trigo, maíz y soja bajo riego suplementario con equipo de pivot central que se inició en esa época y permanece hasta la actualidad, permitió demostrar que la tecnología del riego puede hasta duplicar el rendimiento en trigo en el tiempo evaluado, comparado con la producción en secano”.

De acuerdo con Salinas, en el ensayo “se observaron incrementos de rendimiento por el riego para todos los cultivos, del orden del 115% en trigo, 51% en maíz y 28% en soja”. Además, los coeficientes de variación de los rendimientos de los cultivos irrigados fueron menores que los de secano.  Sumado a eso, en la condición bajo riego “los tres cultivos mostraron tendencia a incrementar los rendimientos en las mediciones registradas a lo largo del tiempo”.

El ensayo también demostró que en ausencia de restricciones abióticas -agua y nutrientes-, las fechas de siembra más tempranas determinan mayores niveles de rendimientos potenciales y tienen mayores consumos de agua. Además, el maíz tuvo la mejor eficiencia para transformar el agua en granos, mientras que soja presentó la menor eficiencia en el uso del agua.

Reunión en Mafredi

Con el foco puesto en la eficiencia del uso de agua para riego, el INTA organiza la sexta edición de la Reunión Internacional de Riego que se llevará a cabo los días 22 y 23 de agosto en la Estación Experimental Agropecuaria INTA Manfredi.

Con entrada gratuita y cupos limitados, el único evento de capacitación de nivel internacional específico sobre riego suplementario contará con un programa de disertaciones plenarias con el objetivo de poner a disposición de productores, asesores y profesionales las más avanzadas experiencias nacionales e internacionales sobre las innovaciones tecnológicas y los avances científicos, técnicos y económicos sobre riego en ganadería, en cultivos extensivos tradicionales y alternativos, como así también de sus posibilidades de adopción.

Para este año el programa incluirá temas como las energías renovables, el uso de aguas residuales, como así también las nuevas tecnologías de riego, la dosis de riego variable y destacados resultados productivos, entre otros temas. Para ello están convocados expertos nacionales y varios extranjeros que abordarán las temáticas y presentarán sus novedades.

El programa de charlas de la 6ª Reunión Internacional de Riego está disponible en: https://inta.gob.ar/documentos/programa-de-actividades-de-la-6%C2%AA-reunion-internacional-de-riego

Para mayor información e inscripciones, comunicarse telefónicamente al INTA Manfredi (03572-493039) o al correo: reunionderiego.manfredi@gmail.com

Fuente: Nuestro Agro / INTA

nota maiz

En Córdoba, el maíz generó más margen que la soja esta campaña

En Córdoba, el que apostó al maíz consiguió mitigar en mayor parte el durísimo golpe que implicó la sequía, que derrumbó los rendimientos. En un campo propio, la soja logró un margen bruto de 225 dólares por hectárea (64 dólares menos que el ciclo anterior), con un rinde promedio de 20,5 quintales por hectárea, según un estudio de la Bolsa de Cereales cordobesa.

El maíz, en cambio, con un rinde medio de 65 quintales por hectárea consiguió un margen bruto de 327 dólares por hectárea en un lote propio, una cifra que está 102 dólares por encima de la oleaginosa. “El aumento en la cotización del cereal, en conjunto con la disminución de los costos, compensó el menor rendimiento”, explican los especialistas de la Bolsa cordobesa.

Es que a pesar de que el cereal perdió 20 quintales de rinde por la sequía, “el precio del cereal repuntó durante la cosecha y alcanzó los 160 dólares por tonelada, con un crecimiento interanual de 24 dólares por tonelada”.

La soja registró un valor promedio de 305 dólares por tonelada en la cosecha -el mayor valor de las últimas cuatro campañas- que no fue suficiente para compensar la fuerte caída de los rendimientos por la sequía y los excesos hídricos antes de la trilla.

En un lote arrendado, los números del maíz quedaron al límite y los de la soja “en rojo”. En el caso del cereal, el rinde de indiferencia -el que hay que lograr para “salvar” los costos- fue de 64,5 quintales por hectárea; es decir, casi idéntico al promedio que obtuvieron los agricultores cordobeses (65 quintales). Por eso, el margen bruto fue de apenas 6 dólares por hectárea.

A los que hicieron soja en un campo alquilado les fue peor: perdieron unos 95 dólares por hectárea. “Comparando con campañas previas, la campaña 2017/18 para soja cierra con uno de los peores resultados, tanto en campo propio como campo arrendado, hecho que se agrava en esta última opción al ser un resultado de quebranto, situación que no sucedía desde la campaña 2011/2012”, recuerda el informe.

 

Fuente: Clarin Rural

rotacion cultivo

La rotación trigo sobre maíz gana terreno en el sudeste cordobés

El inicio de la campaña 2018/19 no sólo está consolidando el retorno de la rotación de cultivos, con la inclusión de gramíneas en invierno, sino que también está agregando más hectáreas con una secuencia altamente intensificada que aporta aún más sustentabilidad al sistema productivo.

Se trata de la combinación trigo-soja sobre rastrojos de maíz, que se está convirtiendo en una suerte de “vieja-nueva” tendencia en el sudeste cordobés, según reconocieron ante Agrovoz el asesor privado y miembro de la regional Los Surgentes-Inriville de Aapresid, José Luis Zorzín; y el experto en trigo del Inta Marcos Juárez, Jorge Fraschina.

Esta “amistad” de los cereales “es algo viejísimo”, señaló Zorzín. “Lo hacíamos antes de 2008, cuando todavía había rotaciones estables y empezábamos a avanzar con la intensificación, hasta que llegaron las retenciones Ahora se está haciendo mucho más, sobre todo quienes tienen campo propio y pueden obtener una buena rentabilidad”, manifestó el ingeniero agrónomo, socio de la consultora “Más Hectáreas”.

Fraschina coincidió en que “se venía utilizando en el sudeste desde hace tiempo pero la caída de las expectativas con el trigo derrumbaron todo; ahora, sin retenciones y con el problema de excesos hídricos de la últimas campañas, se ha vuelto a hacer en lugares con gran oferta de agua y ambientes de alta productividad”.

Beneficios

La posibilidad de hacer una “doble cobertura” de los lotes es una de las principales ventajas que tiene este tipo de estrategia. Pero más allá de la cobertura, es un ejemplo de por qué el concepto está mutando hacia cultivos “de servicios”.

En este caso, estos servicios que presta el trigo detrás del maíz son por lo menos tres: elevar el aporte de carbono al suelo para incrementar el desarrollo de materia orgánica; ayudar al combate de las malezas reduciendo a la vez la aplicación de herbicidas; y extraer agua, transformándola en grano.

“Además de lo agronómico, es un planteo que tiene sustentabilidad económica: resulta un buen negocio hacerlo cuando hay excesos hídricos o napas altas, porque estás transformando el agua en materia orgánica para el suelo y en un cultivo que no sólo sirve como cobertura sino que deja dinero”, valoró Fraschina.

Para Zorzín, lo que hay que mirar es la productividad. “Con una rotación del 33 por ciento, es dos cultivos por año; acá estás haciendo tres”, indicó.

Entre los productores que asesora, estimó que un 30 por ciento ya está realizando esta combinación, aunque aclaró que predominan los que tienen campo propio. Bajo alquiler, los números son más ajustados.

trebol

Cuidados

De cualquier manera, tanto Fraschina como Zorzín acordaron en que avanzar con una secuencia trigo-soja sobre maíz requiere de numerosos aspectos a prestar atención.

El primero, la calidad de implantación. “No es lo mismo que sembrar sobre soja; los rastrojos de maíz son muy voluminosos. Si la implantación no es buena, la semilla puede que no llegue al suelo. Y hay que elegir variedades con adaptación a cambios bruscos de temperatura; por ejemplo, el trigo sufre más las heladas en un planteo así”, consideró el experto del Inta Marcos Juárez.

Zorzín agregó la necesidad de corregir la deficiencia de nitrógeno por la captura de este nutriente que hace el rastrojo de maíz. Este es uno de los ítems que lleva a los productores pensar dos veces esta estrategia ya que requiere de una mayor inversión en la aplicación de fertilizantes. “El rastrojo de maíz inmoviliza mucho nitrógeno; por eso, hay que poner un plus en el trigo”, resumió Fraschina.

Alternativos

La necesidad de intensificar las rotaciones para hacer más sustentable la producción ha provocado también que se multipliquen los ensayos para incluir otros cultivos invernales en la secuencia.

Zorzín relató, por ejemplo, que en General Roca está una de las chacras que armó la Red de Cultivos de Servicios de Aapresid para estudiar el aporte que pueden efectuar otras semillas, como avena, trébol, vicia, rabanitos, colza, cebada, raigrás o mezclas (blend) de varias.

Más al sur, Lucas Andreoni es asesor del Grupo Crea Melo-Serrano y miembro de la regional Laboulaye de Aapresid, y lidera numerosos proyectos que evalúan también la potencialidad de estos cultivos alternativos.

“Es algo en lo que estamos trabajando en la zona hace cuatro años y genera cada vez más interés en los productores. Hay conciencia de que la agricultura en la que veníamos trabajando, si bien nos ayudó a crecer en tecnología, nos hizo descuidar un poco los suelos y el sistema terminó colapsando, con la proliferación de malezas y plagas resistentes, y los déficits de nutrientes”, sostuvo Andreoni, titular de la consultora BioRed.

Y continuó: “¿Cómo regeneramos esto? Dándole vida al suelo. Para eso hay que aumentar las rotaciones, no sólo con cultivos, sino introduciendo especies que sean bioestimulantes de la microflora y la micro fauna, y que aporten más nutrientes”.

Entre ellas, Andreoni destacó los excelentes resultados que están arrojando los ensayos con trébol persa. “Es notoria la explosión de crecimiento que tiene y la cantidad de materia seca aérea y de raíces que aporta; compite contra las malezas y en su descomposición libera mucho nitrógeno para que aproveche el maíz”, remarcó.También subrayó los blend de semillas.

“Empezamos mezclando hasta 17 especies y ahora estamos trabajando con cuatro o cinco. En uno tenemos avena, vicia, trébol persa, colza y coliandro. Básicamente, estamos imitando la naturaleza: en ecosistemas equilibrados, cada especie gana su espacio y le aporta al sistema lo que cree conveniente para su bienestar”, comentó.

Por Favio Ré/AGROVOZ

Fuente: Clarín Rural

descarga

La cebadilla criolla se suma al listado de las ‘malezas resistentes’

A partir de una denuncia realizada en el sur de la provincia de buenos Aires, técnicos han confirmado la resistencia del herbicida por parte de la cebadilla criolla (Bromus Catharticus Vahl).

La información fue dada a conocer por la Red de conocimiento en malezas resistentes (REM) de la Asociación Argentina de Productores de Siembra Directa (Aapresid).

El denunciante fue Marcos Yanniccari, integrante de la Chacra Experimental integrada Barrow del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta) e investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (Conicet).

La zona de influencia fue en el partido bonaerense de Tres Arroyos y la resistencia por parte del a maleza no tiene antecedentes internacionales.

El mayor inconveniente que ocasiona esta especie es en barbecho y cultivos de trigo y cebada. A partir de la duplicación de la dosis recomendada de glifosato se alcanzó un control de alrededor del 50 por ciento de las plantas.

“El factor de resistencia calculado rondó el valor de cuatro, es decir, en la población resistente es necesario cuadruplicar la dosis para alcanzar el mismo nivel de control que en una población susceptible”, informaron desde la REM, según publicó el portal AgroVoz.

Fuente:(Noticias AgroPecuarias)

semillas

Semillas: qué dice el documento de consensos y disensos del sector privado

La Mesa de Semillas que integran entidades del agro, la industria semillera y exportadores le presentó hoy al ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, un documento con consensos y disensos para que pueda abrirse el debate en el Congreso.

Según pudo saber LA NACION, luego del documento presentado hoy se hará una redacción final para que, en el marco de reuniones con los legisladores, se trate en la Cámara baja como insumo para un proyecto de ley. En Agroindustria estuvieron CRA, la Sociedad Rural Argentina, Coninagro, ASA, Ciara-CEC, Aapresid, Aacrea y los diputados Atilio Benedetti (presidente de la Comisión de Agricultura de Diputados), Pablo Torello y Facundo Suárez Lastra. Al encuentro no asistió Federación Agraria, que hoy mantendrá una reunión interna por semillas en Rosario.

El documento que ya tiene Etchevehere en sus manos habla de “propuesta de la mayoría” y “propuesta de la minoría”, aunque sin precisar qué entidades están en una u otra opción.

Al respecto, entre otros puntos se introduce como “propuesta de la mayoría” que el Inase tenga autarquía presupuestaria y mayores mecanismos de control en semillas y granos. En tanto, sobre esto la “propuesta de la minoría” habla de autarquía presupuestaria y mayores controles en semillas, no en granos.

El Inase es un ente descentralizado que, entre otros recursos, cobra aranceles a la industria semillera. El año pasado contó con 367,2 millones de pesos. El sector no sólo pidió que sea autárquico, sino que se constituya su directorio, algo que no ocurre desde hace más de 10 años. Constituyendo el directorio habría mayoría del sector privado.

Según el documento, para la “propuesta de mayoría” el precio que se pague por la semilla “dará por satisfechos todos los derechos de propiedad intelectual sin excepciones que la semilla y los productos obtenidos de las mismas contengan”. Además, dice que se informará el valor de tres campañas”. En tanto, para la “propuesta de minoría” el derecho de patentes se extingue al momento de la inscripción de la variedad en el Inase.

En cuanto al uso propio, la “propuesta de mayoría” permite el uso propio. Y señala: “El titular de una variedad protegida podrá requerir el pago correspondiente a quien reserve y utilice semilla para su uso propio, en cada posterior propagación o multiplicación”.

Fuente: La Nación