All posts by paredesu

argentina-reducira-la-produccion-de-trigo-el-proximo-ano

El trigo necesita una nueva política comercial

Se eliminaron los impuestos a las exportaciones de la mayoría de los productos agroindustriales (excepto el poroto de soja que mantiene un 30% de impuesto a la exportación) y se derogaron las restricciones a la exportación (más conocidos como ROE), lo que resulta en una ganancia en términos de previsibilidad y mayor competencia entre la exportación y el consumo interno.

En lo que refiere al trigo la política aplicada por el gobierno anterior tuvo secuelas muy graves y afectóla reputación de Argentina como proveedor confiable al dañarla confianza de nuestros clientes externos, principalmente Brasil, que en 2008 suspendió temporariamente el Arancel Externo Común (AEC) del trigo, ante la dificultad de Argentina de abastecerlo completamente. Esto significó que el AEC pasara transitoriamente de 10% a 0% y que Brasil buscase trigo de otros orígenes como EE.UU. y Canadá en detrimento de la mercadería de Argentina. La calidad también se vio resentida, el valor de proteína dejó de ser un estimador ajustado de la calidad industrial.Los efectos se extendieron a la inversión, el empleo y la sustentabilidad, afectando más de 200 ciudades y pueblos y redistribuyendo ingresos desde los productores hacia los exportadores y molinos de trigo por más de 5.000 millones de dólares. La economía en generaltuvo efectos no deseados al sufrir fuertes saltos en el nivel de precios (2013 con el precio del pan, llegando a niveles internacionales récord) producto de una muy baja oferta y desmanejo del comercio exterior.

Durante la última década se dejaron parcialmente de lado las acciones públicas que constituían la base para una política triguera: el Programa Nacional de Calidad de Trigo (PRoNaCaTri), INASE (variedades de Trigo y su clase), SENASA (informes sobre la calidad de los embarques) sumado a los esfuerzos privados de Aaprotigo, las Cámaras Arbitrales, etc.

Amenaza 1 “La consolidación de Ucrania, Rusia y Kazajistán”

Durante este período de aislamiento de Argentina, aparecieron con fuerza otros jugadores en el mercado mundial de trigo comoUcrania, Rusia y Kazajistán y nuevos competidores en el mercado brasileño como son Estados Unidos, Canadá y Francia en menor medida, que se constituyen en una permanente amenaza para el trigo argentino. Recientemente Blairo Maggi, ministro de agricultura de Brasil, comunicó a su par argentino, Ricardo Buryaile, que su gobierno abrirá una cuota de 750 mil toneladas para la importación de trigo sin aranceles desde fuera del Mercosur.Hasta ahora las compras de trigo fuera del bloque pagan una tasa de 10% del Arancel Externo Común (10%), lo que da una ventaja a los socios del Mercosur.

Esta cuota de 750 mil toneladas fue creada durante la Ronda Uruguay del GATT, pero nunca fue cumplida, incluso cuando Estados Unidos impuso un reclamo 10 años atrás ante la Organización Mundial de Comercio (OMC). Brasil solamente ha suspendidoel AEC a las importaciones de trigo en años recientes cuando la oferta argentina era insuficiente para cubrir su demanda. Si bien el volumen de la cuota representa 12,5% de las importaciones brasileñas en las seis últimas zafras, hay que tener en cuenta que en los últimos años las compras han ido bajando. Y como referencia esas 750 mil toneladas serían un volumen superior al saldo exportable de trigo uruguayo para 2016/2017.

Amenaza 2 “El autoabastecimiento de Brasil”

Además de dar a conocer una nueva cuota de importación extra Mercosur por 750 mil toneladas, Blairo Maggi sostuvo que Brasil buscará la autosuficiencia en trigo. Actualmenteel trigo estadounidense tiene una fuerte tradición en el norte y noreste de Brasil y el trigoargentinoen el sur y sureste del país. En paralelo Brasil buscará, de ahora en adelante, equilibrar la producción y el consumo. Dirigiéndose a productores de trigo de Brasilrecientemente, el ministro dijo que el trigo debe obtener su propia rentabilidad y no reforzar recursos del gobierno, que se han vuelto escasos. “Desde que el gobierno de Collor de Melo extingue la CTRIN en 1990 (en la que el gobierno era el principal comprador del trigo brasileño) y el mercado pasó a caminar, la productividad de trigo en RS 920 kilos/hectárea aumentó a más de 2.750 kg/ha”, sostiene el analista Luiz Carlos Pacheco.Hay que tener en cuenta que sólo en el Cerrado Brasileño hay más de 2.000.000 hectáreas cultivables situadas a más de 800 metros de altitud, factibles para la producción de trigo. La productividad en estas regiones es más de 3.000 kilos por hectárea, lo que significa un potencial de producción de más de 6.000.000 de toneladas, con calidad de trigo “similar” a la de los Estados Unidos y Canadá.

Oportunidad – Una nueva política comercial para el trigo Argentino

Más arriba se han expuesto resumidamente los riesgos que corre el trigo argentino en Brasil(principal destino) y en el mercado internacional.

Sin embargo, Argentina tiene grandes oportunidades de crecer en el mercado mundial de trigo, ganando mercados y valorizándolos a través de la incorporación de servicios como es la segregación y la información asociada. Para ello es necesaria una nueva política comercial que persiga los siguientes objetivos:

1- Volumen de Trigo consistente, homogéneo y clasificado de acuerdo a las diferentesusos industriales.
2- Generación de Información sobre las diferentes calidades del trigo argentino.
3- Marketing Internacional y la atención al cliente según sus necesidades.

A fin de alcanzar dichos objetivos, la política triguera argentina debería apoyarse en las siguientes acciones de interacción público-privada:

1- Promoción de los beneficios de la segregación en origen.
2- Promoción interna de las necesidades de la demanda internacional y externa de nuestros diferentes trigos.
3- Fortalecer lainformación por grupos de trigo según variedades a través del INASE.
4- Promoción del análisis de calidad e inversión en almacenamiento en origen.
5- Certificación de embarques según calidad industrial.
6- Apertura del nomenclador de trigo según 3 grupos de calidad.
7- Relanzar el PRONACATRI(Programa Nacional de Calidad de Trigo).

Está claro en qué liga juegan nuestros competidores en materia de trigo. Para ello entrenan, se capacitan, se informan, invierten, trabajan en conjunto el sector público y el privado. Los resultados están a la vista: mayor valor por su producción e incorporación de servicios. En Argentina está todo por hacer, sólo hace falta decisión política.

Autor: Juan Rey Kelly – economista CRA

FUENTE: Acopiadores de Córdoba

nota_1

El agro, en plena recuperación.

Las exportaciones argentinas de bienes llegaron en 2011 a un récord de U$S 83.950 millones, según el INDEC. Desde ese momento, cayeron fuertemente año a año (fueron U$S 56.752 millones el año pasado y serán de unos U$S 56-000 millones este año). Sin embargo, una buena parte de esa caída se explica por los menores precios internacionales.

Así, previendo que este año se conseguirán -al fin del año- evoluciones porcentuales anuales similares a las obtenidas hasta ahora (7 meses), si se las compara con el año anterior, se detecta que las exportaciones de este año recuperarán -como ya lo están haciendo en algo más que un semestre y pese a la caída de precios- resultados medidos en cantidades físicas o volúmenes en un 5%.

En ese caso, si bien las exportaciones siguen cayendo medidas en dólares generados, y la Argentina está en esta materia cada vez más lejos del récord de 2011 (casi U$S 30.000 millones de diferencia), una visión parcialmente diferente puede lograrse si se computan solo los volúmenes producidos y despachados al exterior, o sea las cantidades exportadas, y en algunos rubros (no en todos).

Las exportaciones argentinas se componen esencialmente de productos primarios, manufacturas de origen agropecuario y manufacturas industriales.

En los primeros 7 meses de 2016, se divide en 41% en manufacturas de origen agropecuario (MOA), 29% en productos primarios (PP), 3% en combustibles y energía y 27% en manufacturas de orígen industrial (MOI), según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). A su vez, medidas en volumen, las exportaciones de productos primarios crecen 20%, las de manufacturas de origen agropecuario crecen 10%; y las de manufacturas de origen industrial decrecen 10%, según datos oficiales.

Así, midiendo solo cantidades (sin computar el efecto de los precios) se descubre que los productos de origen agropecuario (primarios o manufacturados) han tenido una performance sustancialmente distinta que las exportaciones industriales.

Si se anualiza el resultado parcial de 2016, midiendo solo volúmenes, las exportaciones de manufacturas industriales argentinas comparadas con el resultado del año récord 2011 han caído 25%.

Pero las das de PP están 20% por encima de los niveles de 2011. Y las de MOA, mientras, han subido 15% en relación a aquel primer año de la década.

Y que si se computan las evoluciones por cantidades (descontado impacto de precios), las de MOI son las más afectadas porque además del descenso de precios hoy son en cantidades inferiores sustancialmente a las de hace un lustro.

Más aún, si se descuenta el impacto de los precios, las de origen agropecuario (manufacturado y primario) han crecido inclusive desde aquel año récord (alza que no se advierte si solo se miden resultados en dólares por la caída de precios).

Y, mientras las exportaciones de origen agropecuario, parecieron mostrar competitividad aun ante un escenario local (entorno) adverso, como las regulaciones y ambiente macroeconómico hasta el año pasado. Y ahora exhibieron capacidad de recuperación ante algunos relevantes cambios este año con el Gobierno de Macri ante las políticas gubernamentales.

Por: Marcelo Elizondo, director general de la organización Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI).

Fuente: Clarin Rural

nota maiz

Maíz: qué precios se estiman en el año de despegue del cultivo

Como ya se viene palpando durante el último tiempo en contacto con los productores y las empresas proveedoras de insumos, el área de maíz tendrá un incremento importante. Esta semana la Bolsa de Cereales de Buenos Aires estimó que este aumento será del 25% para el nuevo ciclo 2016/17, lo que podría alcanzar 4.500.000 de hectáreas contra las 3,6 millones de hectáreas del año anterior. Y lo que marcaría la mayor superficie maicera en 16 años.

Con este contexto, los productores comenzaron a afinar el lápiz para la siembra que comienza en septiembre en las principales zonas agrícolas.

“La planificación comercial es tan importante como la planificación agronómica. El productor necesita saber, previo a la siembra, a cuánto necesita comercializar el cereal para obtener rentabilidad, y para esto son útiles los mercados a término que nos muestran los precios de la futura cosecha, ayudando a sacar cuentas”, sintetizó Marianela De Emilio, especialista en mercados agrícolas del INTA Las Rosas.

Uno de los motivos por el que la experta se metió de lleno en este aspecto es que se espera una tendencia bajista en el precio del maíz para el ciclo que viene, cambiando la dirección de la importante suba observada este año. “El precio local está muy por encima del precio internacional porque hay baja disponibilidad de calidad y cantidad. Hoy se paga aproximadamente $ 2.400 por tonelada”, recalcó. Y agregó: “Este año vimos que se invirtieron los roles y fue más rentable el maíz que la soja. Para el año que viene cambiaría y el mercado local estaría empalmándose con el menor precio internacional”.

Asimismo, Guillermo Rossi, analista de Big River, destacó que “estamos en plena cosecha de maíz en Argentina y el cereal sigue muy elevado. En el mercado interno vale U$S 160 por tonelada, unos U$S 30 por tonelada más que en Estados Unidos”, destacó.

En este sentido, De Emilio apuntó dos puntos claves a tener en cuenta para la campaña maicera que se inicia. “No se espera una corrección en el tipo de cambio, como sucedió en la cosecha 2015/16, y vamos a tener precios menores a los actuales tanto en soja como en maíz, porque habrá una mayor oferta a nivel internacional y local, esto se observa en los precios futuros del mercado a término, con bajas de casi 30 dólares en soja Mayo 2017 y 20 dólares en maíz Abril 2017”, describió.

Por su parte, Rossi agregó que ya hay 3 millones de toneladas negociadas de la nueva cosecha a un precio de U$S 160 por tonelada, pero la baja en el precio del cereal desalentó a los vendedores.

Entre los motivos de la caída en el valor del maíz, Rossi agregó sobre este punto que “en Estados Unidos habrá un récord de producción. El Ministerio de Agricultura norteamericano (USDA) estimó que se cosecharán 385 millones de toneladas, 40 millones más que el 2015 y en Brasil, también se prevé que aumente la superficie del cultivo”, aseguró Rossi.

Por último, ambos expertos recalcaron la disponibilidad de semillas de maíz. “Es un condicionante para el auge del área porque hay mermas en calidad y cantidad”, dijo De Emilio. “Es difícil que se cubra al demanda. Ocurrió lo mismo con el girasol”, aclaró Rossi.

Fuente: Clarin Rural

maquinas-agricolas-tecnologia-opcional-estandar_CLAIMA20160729_0291_28

La conectividad es la clave de la maquinaria agrícola que viene

La electrónica, la informática, el automatismo y la conectividad llegaron para quedarse en la maquinaria agrícola. Gracias a todos estos avances se gestiona información precisa y se viaja en tiempo real, llevando el campo a la ciudad y hasta en la palma de la mano.

Y ésto quedó en evidencia cuando Clarín Rural recorrió el pabellón azul de la exposición Rural de Palermo, el de los fierros agrícolas, y conoció minuciosamente las innovaciones de última tecnología que presentaron las principales marcas a los productores.

Flet View classPor el lado de las compañías internacionales, la alemana Claas lanzó una aplicación para tabletas móviles, Fleet View, pensada para la organización de la flota de tolvas, explica José Ignacio Suñe, responsable de agricultura de precisión de la compañía para la región.

Esta innovación, añade el técnico, “está pensada para el tractorista de la monotolva y le permite conocer el momento para la descarga de granos de la cosechadora. Este avance, que reemplaza a la luz indicadora que se posiciona sobre la cabina de la cosechadora o a la comunicación por handie entre operarios, minimiza las pérdidas de tiempo para descargar la trilladora, además de que se optimiza el uso del tractor”.

La compañía, que ya tiene todo el desarrollo hecho en telemetría para sus máquinas picadoras y cosechadoras -la línea Lexion actualmente, y próximamente también la incluirá en la línea Tucano-, decidió dar un paso más hacia la innovación y desarrollar esta solución tecnológica complementaria.

Por el momento, informa Suñe, Fleet View está disponible para sistemas IOS y próximamente lo estará para Android.

Pensando en el futuro y en la gestión de datos, John Deere empezó a adelantarse en la puesta a punto de cada una de sus líneas. La norteamericana planea lanzar un sistema de gestión de datos recolectados por sus máquinas y que estos se carguen a la “nube”, a modo “Operation Center”, anticipa Fernando Otalora, director de marketing de la compañía.

Según detalla, todas las soluciones tecnológicas que están presentando en La Rural, ya sean para la ganadería o la agricultura, están pensadas para lograr más precisión y productividad.

john deerRelacionado con la electrónica, la informática y la precisión, el “plato fuerte” de la compañía está en la picadora de la Serie 8000 que tiene montado en la noria de descarga un laboratorio móvil, llamado “Harvest Lab”, que determina el contenido de materia seca del forraje picado.

“El Harvest Lab, que es opcional en nuestra picadora, representa un herramienta más que se integra a la información telemétrica y permite conocer la productividad del forraje picado en todo momento. Con el laboratorio se pueden componer mapas de productividad y calidad de forraje en un lote. La información que va arrojando el laboratorio se va visualizando en la cabina de la picadora y también se puede bajar a una computadora”, comenta el directivo.

Esta máquina, además, agrega otras tecnologías como el piloto automático y el JD Link. Ambas optimizan los procesos logísticos y eficientizan los costos productivos, señala Otalora, y concluye que este tipo de innovaciones son “el futuro de la maquinaria”, ya que con la precisión se tiene información exacta sobre la producción, con el automatismo se optimizan los costos y con la informática se pueden ajustar importantes decisiones técnicas.

En caso del grupo Case-New Holland (CNH), Eduardo Améndola, gerente de marketing de Case para la Argentina, comentó que en paralelo con la feria de Palermo, el grupo estuvo haciendo una convención a nivel nacional sobre el AFS (Advanced Farming System, por sus siglas en inglés), el cual es un sistema de agricultura de precisión de la marca a nivel mundial.

“Este sistema es muy avanzado y brinda información para el productor con dispositivos como sensores remotos, monitores de rendimiento en cosechadoras, a la vez que también dota a las pulverizadoras con monitores que brindan información clave sobre cómo se realizó el trabajo”, señala el directivo.

Para resumir, agrega: “estamos pensando en todo tipo de sistemas que hacen que el agricultor sea más eficiente en las labores agrícolas, según la variabilidad que encuentre en su campo, y que gracias a la tecnología pueda hacer un uso más eficiente de sus insumos”.

En el caso de las firmas nacionales, la cordobesa Mainero, de la localidad de Bell Ville, está optimizando las soluciones en los mixers y máquinas forrajeras.

“Siempre con la idea firme de lograr mayor rendimiento y ajustando la gestión de la alimentación animal”, comenta Marcos Fórmica, gerente en asistencia técnica y postventa.

El directivo referencia la idea de la “Re-evolución simple”, el eslogan con el que la marca fue Palermo, y lo conecta con los desarrollos electrónicos que presentan en la rotoenfardadora 5876.

maineroLos avances en esta máquina permiten determinar el rendimiento, también cuenta con un “humedímetro” (mide el contenido de humedad de forraje enfardado) y en la cámara de compacto, además, hay sensores conectados a la cabina del operador, que permiten supervisar la calidad de la henificación.

“La posibilidad de ver lo que ocurre en la cámara de compactado, totalmente aislada para el operador, es muy importante para conseguir alta productividad y calidad en la misma tarea. Antes, se obtenía buena calidad de henificado porque el trabajo se hacía con tiempo y se lograba un rollo cada 400 metros de andana a 5 kilómetros por hora. En cambio, actualmente, se logra un rollo cada 100 metros de andana a 15 kilómetros por hora y esto debe hacerse con la misma calidad que se hacía antes”, agrega Fórmica.

Por otra parte, el directivo comenta que con los mixers toda la electrónica está desarrollada para la balanza. La firma tiene instalada la aplicación para Android “Mixer Track”, con la cual la balanza se comunica con el dispositivo móvil y va registrando diferentes datos. Esta información luego se puede descargar a una computadora para analizarla.

akronPor el lado de Akron, las tolvas tienen el reto de ser más grandes y más rápidas. En este caso, afirman en la marca cordobesa que “la electrónica está marcando el ritmo en el diseño de las tolvas. Hace muchos años se diseñada la tolva sin pensar en esto”.

En el lanzamiento insignia de este año, las tolvas Akron GranMax, tienen un pack electrónico incluido en la balanza, que fue hecho por Balanzas Hook, y que brinda datos precisos para organizar la logística de camiones y se apoya en la conectividad para conocer a distancia detalles de carga y la descarga.

En materia de sembradoras, Crucianelli, la empresa familiar de Armstrong, Santa Fe, hizo una gran apuesta. Toda el desarrollo tecnológico para sus líneas de grano grueso y fino, la Gringa y Pionera, respectivamente, fue realizada junto con “Precision Planting”, la multinacional norteamericana especializada en agricultura de precisión.

Según explica Juan Pablo Cittadini, técnico de la firma, la clave es aumentar la eficiencia de la siembra y lograr un cambio de paradigma en esta práctica.

“Gracias al trabajo conjunto contamos con tres niveles de equipamiento en la plataforma electrónica de las máquinas, el automatismo está instalado en el corte por secciones y la conectividad entre la máquina y el usuario se hace a través de FieldView”, dice. Luego explica que FieldView es una aplicación para tabletas IOS que conecta a la sembradora con cualquier otro usuario que puede ver el trabajo de la máquina en línea. Así, concluye, “el futuro de la siembra vendrá por el lado de la conectividad”.

Por otra parte, Pla lanzó en la Rural la serie de pulverizadoras y sembradoras MAP3. “Trabajamos durante casi dos años en esta línea, buscando un estándar de calidad que supere las expectativas de nuestros clientes y, principalmente, sobre aspectos de la calidad percibida”, afirma José Luis Morena, gerente del departamento comercial.

La marca apunta fuerte al desarrollo de la tecnología y el automatismo: los cortes por sección se transformaron en un desarrollo estándar y para algunas zonas del país también le tienen mucha fe al “WeedSeeker”, el sensor activo en reconocer malezas en tiempo real y aplicar el producto justo y necesario. Finalmente, destaca Morena, “estamos pensando en la conectividad con la máquina como un servicio postventa, para elevar la calidad del nuestro servicio”.

 

FUENTE: Clarin Rural

roya-trigo-amenazas-campana_CLAIMA20160715_0177_28

Recomiendan estar atentos a la sanidad en trigo y cebada

Lucrecia Couretot, del INTA Pergamino, advirtió que los cereales de invierno están expuestos a hongos presentes en las semillas y en el suelo.

La experta en enfermedades del INTA Pergamino, advierte que hay muchos hongos presentes en la semilla que pueden transmitir enfermedades foliares, como también pueden hacerlo muchos hongos o patógenos presentes en el suelo.

Este año, los pronósticos hablan de un año más normal en cuanto a precipitaciones. Según la experta, eso plantea que habrá que “estar atentos, en un principio, a las manchas foliares, tanto en trigo como en cebada. Las manchas foliares más importantes son mancha escaldadura en cebada (hacia el sur, ya que precisa climas más fríos), mancha en red (la más importante en cebada y en trigo hacia el sur), y septoria y mancha amarilla hacia la región centro.

En función de condiciones ambientales y estado de los cultivos, Couretot recomienda realizar controles con fungicidas -mezclas de triazoles y estrobirulinas-, porque “hay que tratar de evitar que surjan problemas de resistencia de algunos patógenos a los fungicidas”.

En trigo, la experta dijo que también hay que estar atentos a la roya, por supuesto, incluso porque tienen un desarrollo más explosivo que las manchas.

Por su parte, Martín Riela, experto de la empresa Adama, recomendó “profundizar los monitoreos en el momento de inicio de la elongación de tallos, especialmente en variedades susceptibles. Para la aplicación de fungicidas como Custodia (Azoxistrobin + Tebuconazole), dijo que debe considerarse como umbral un 30% de incidencia para manchas y 5% royas”.

Y agregó que cuando se llega a hoja bandera del cultivo, la aplicación puede hacerse en forma preventiva con 700 centímetros cúbicos por hectárea más 500 centímetros cúbicos por hectárea de coadyuvante.

Fuente: Clarin Rural

AmanecerGrandioso1-1024x687

La Niña, una alerta amarilla para la campaña gruesa 2016-2017

El objetivo de este informe del Dr. José Luis Aiello director científico de GEA, es poner la señal de alerta en el  tapete, desmistificar una serie de emisiones y artículos que presentan a los fenómenos del Pacífico muy mediáticamente, oscureciendo su real importancia, y también expresar que hay herramientas disponibles para poder diseñar las siembras en la cosecha gruesa.

Una Niña, de la cual no se conoce su intensidad aún

Fig1_1

Si bien La Niña podría ser de tipo débil o moderada, la mayor “señal climática” que afecta a la producción agrícola de Argentina (y sur de Brasil) ya está marcando la tendencia de las lluvias en el período estival. Los modelos numéricos que pronostican las fases del ENSO (El Niño, oscilación del sur) están señalando la instalación de “La Niña”. El gráfico de barras, cuya fuente es el IRI (IRI, USA), muestra la probabilidad de aparición de las 3 fases del fenómeno y es claro ver “La Niña” tiene una alta probabilidad de ocurrencia. De hecho, para el trimestre octubre-noviembre-diciembre del corriente año el valor es del 74 %. Tomé dicho trimestre pues es el primero de los que afectarán a la cosecha gruesa nacional y “entraremos” bajo el efecto de una NIÑA, cuyo efecto físico es inhibir los flujos de humedad que el país recibe desde Brasil durante el período octubre-marzo (semestre cálido). Por ello, la intención del título de afirmar: “cosecha gruesa bajo alerta amarilla”.

Fig2_1La física del ENSO es muy complicada y los modelos de predicción de su comportamiento tienen un “skill” bajo si bien en la última década se ha avanzado mucho en sus resultados, y tenemos que tener presente que LA NIÑA es la fase ENSO menos deseable para el sistema de producción agrícola en Argentina. A modo de expresar numéricamente lo anterior, el mapa muestra el pronóstico de lluvias en parte del sudeste sudamericano para el trimestre octubre-noviembre-diciembre, donde se observan probabilidades altas de transitar un evento seco en las zonas más importantes de Argentina y sur de Brasil.

Hay muchas cuestiones que en definitiva van a definir los reales patrones de lluvia durante el semestre cálido y éstas obedecen a los efectos regionales que aparezcan por bloqueos (secos y húmedos), comportamiento del Atlántico, frecuencia e intensidad de sistemas atmosféricos, alteraciones de flujos de humedad, entre otros.Estos no son pronosticables a largo plazo y conforman lo que denominamos volatilidad. Pero en la escala grande, en caso de que La Niña sea moderada “jugará” en contra, y es una señal a tener en cuenta.

En la gran escala, el efecto de las dos peores Niñas en la Región Pampeana

Cuando vemos lo que ha ocurrido en anteriores eventos NIÑA tomamos en cuenta los impactos negativos en los rendimientos de los cultivos de verano. Los últimos “recuerdos” nos llevan a las campañas 1988/1989 y 2008/2009 y, a modo de ejemplo, tomamos los análisis que hacemos (Elorriaga, grupo GEA), de cómo fue la distribución de agua útil en las campañas 1988/1989 y 2008/2009 (el lector puede referirse a los rendimientos obtenidos de soja y maíz en esas campañas). El resultado realmente “asusta”, pero esto no pasa por el miedo, sino por tratar de entender mejor lo que puede ocurrir, sin generar “escenarios catástrofes”, pues como expresé, al escenario Niña se le acoplan los efectos regionales que pueden amortiguar o incrementar los impactos, de hecho tenemos registradas todas las niñas, y algunas se han “portado bien”.

RegPamp_1

¿Cómo se comportaron las 2 peores Niñas en la región núcleo?

La Niña 1998/99 actuó en su forma más severa sobre el 62% de la región núcleo. En cambio, en la 2008/09 se ensañó con en el NE de Buenos Aires, afectando en su mayor grado a un 37% de la zona. En ese evento, la anomalía en los alrededores de Rosario casi no se sintió, y sin embargo, a pocos kilómetros, desde Maciel hacia el norte hubo un foco de acción reducida, pero también de alta intensidad.

Fig3_1 Fig4_1

Pero para saber esto fue necesario Identificar los eventos ENSO en los últimos 30 años, y hacer la representación de la distribución de agua útil y su anomalía, en cada caso. Cuando hay herramientas, o sea una red de estaciones meteorológicas, junto al diseño de algoritmos muy pragmáticos, se puede tener un cálculo estadístico de lluvia para el período crítico de necesidades hídricas en la zona donde el productor sembrará. Un buen ejemplo de ello, es, como se muestra a continuación, los desvíos que tuvieron en esa campaña las reservas, comparándolas con las estadísticas de los últimos 30 años, para el trimestre diciembre-enero-febrero. Esto es muy importante, aparte, porqué se puede repetir el método para distintas ventanas de siembra y considerar el riesgo para cada una de ellas. Esto es hacer agricultura de precisión, teniendo en cuenta la variable que más impacta en la producción: el agua.

Fig5_1 Fig6_1

FUENTE: GEA – BCR

jun_28

“Hoy, en el mercado de trigo se exige cada vez más calidad”

En la siguiente entrevista, el asesor de la Federación de Acopiadores Leandro Pierbattisti advierte que el cereal argentino perdió terreno en materia de contenido de proteínas.

1 -¿De qué se habla hoy en Argentina cuando se menciona la calidad del trigo?

Antiguamente, al trigo cámara (estándar) argentino siempre se lo ha comparado con el ‘hard red winter’ americano, y hoy por hoy esa analogía no se puede hacer. En el mercado local hay un descuento o una prima entre un trigo cámara y un trigo de base 10,5 de humedad, con 12 por ciento de proteínas. Esa exigencia mínima es histórica porque tiene que ver con lo que exige Brasil. Pero hoy, para poder tener un trigo con 12 por ciento de proteína localmente es necesario “primarlo” porque escasea.

2- ¿El trigo argentino tiene un déficit de proteína?

La Argentina perdió terreno desde el punto de vista de la proteína. Pero hay destinos que no se contentan solamente con la proteína. Entre el 80 y 90 por ciento de la proteína tiene lo que se llama el gluten. Muchos compradores quieren saber qué porcentaje tiene de gluten esa proteína, y qué calidad tiene el gluten. La proteína es lo más fácil de medir, pero también se habla del W, que es la fuerza del gluten, su capacidad de ser tenaz o de ser extensible. Cuando hacés una pizza queres que la masa se estire pero que no se rompa.

3- ¿Cuál es el criterio de calidad que el mundo prioriza?

Hay años en que se exige un criterio y años en los que se exige otro. Entonces el productor se vuelve loco. La naturaleza cambia y hay años en que falta un parámetro u otro, y siempre se exige la calidad respecto al factor limitante.

4 -¿Cómo es el estándar actual en el mercado internacional?

Hoy en el trigo se exige cada vez más calidad por el ingreso de los países bálticos al mercado mundial. El mínimo exigido es más alto y Argentina hoy no está en un mercado de primas sino en un mercado de descuentos. Si no se mejora la calidad será difícil acceder a las primas. A nivel internacional te dicen que ese trigo de 12 por ciento de proteína es estándar, que no te lo van a primar porque Rusia tiene el mismo trigo y te lo ofrece 5 dólares más barato. La dicotomía que hay que resolver es que consideramos de calidad a un trigo que en el mundo, según lo que conocen del trigo argentino, es un trigo común.

5- ¿Hacia dónde deberían apuntar los productores argentinos?

La idea sería tener una cierta homogeneidad respecto a la calidad. Brasil es tan exigente como los mercados de Medio Oriente. La idea es privilegiar a Brasil por una cuestión de relación de proximidad y porque en Brasil tenemos la posibilidad de discriminar precio. A Brasil otro origen que no sea Argentina no le cierra, cuando tienen que salir a comprar trigo a Estados Unidos se enfrentan a un problema cultural, a fletes más caros, a impuestos aduaneros del Mercosur (10% del precio FOB)… A los brasileros les interesa el trigo argentino para corregir las incorrecciones de su propio trigo y de esa manera proteger a sus productores. En Sudamérica puede estar nuestra gran posibilidad. Es un mercado de 14 millones de toneladas que tenemos en la palma de la mano. En África Austral, África del Este y Medio Oriente tenemos que competir por calidad, no por precio.

6- ¿Qué obstáculos existen para que se defina un objetivo común en la cadena?

Me da la impresión de que en Argentina hay muy buen feeling entre la gente, entre los sectores, se discute mucho, pero no me da la impresión de que se debata. Es muy difícil en Argentina encontrar un consenso, hay una confusión entre el consenso y el interés individual.

FUENTE: Clarin Rural

jun_13

Cara y ceca del trigo, en el arranque de una campaña esperanzadora

La encrucijada está planteada para el trigo. Por un lado, la quita de las retenciones al agro, la eliminación de los cupos de exportación y la mejora en la relación entre el precio de los insumos (especialmente fertilizantes) y los granos tornó positivos los márgenes del trigo. Pero, por el otro, en algunas regiones las lluvias retrasaron la cosecha de soja y, a su vez, la siembra de los cultivos de invierno.

En este contexto, y de cara a esta campaña invernal, el reconocido especialista Daniel Miralles, docente de Cerealicultura de la Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA) analizó cara y ceca de esta coyuntura.

“El trigo es un cultivo clave para el suelo, ya que mejora sus propiedades químicas y físicas, además de controlar las malezas. Su desaparición de las rotaciones trajo consecuencias muy negativas para el sistema, más allá de que en muchas regiones haya sido reemplazado por la cebada. Sin embargo, en este ciclo, esta adversa situación para los sistemas de producción se comenzará a revertir gracias a mejores márgenes para el productor y por la promoción de la exportaciones. Por lo tanto, se espera un aumento en la superficie y un excedente para exportar hacia los mercados tradicionales y otros nuevos destinos”, resumió el investigador.

Hacia adelante, y ya hablando técnicamente, dice que en una gran proporción del área triguera el ciclo arrancará con una excelente disponibilidad de agua, debido al año Niño que pasó, lo que asegura gran parte del rinde del cultivo.

No obstante, la disponibilidad de agua en varias zonas trigueras está al límite. Por eso, Miralles reconoció que si las napas llegan a ascender a menos de un metro de profundidad, todas las ventajas mencionadas se perderían.

Al respecto, el experto manifiesta que los suelos saturados perjudican a todos los cultivos de invierno, y en particular a la cebada, que es más susceptible que el trigo a la falta de aireación que provocan los excesos de humedad.

“El exceso de precipitaciones generó situaciones muy complejas en la mayoría de las zonas afectadas. Pienso que es importante estar alerta: si estas condiciones de excesos hídricos se prolongan se afectaría la siembra”, anticipa Miralles. Pero pareciera que esos fantasmas no están tan cerca.

Miralles afirma que cuando se arranca con condiciones de exceso hídrico, los cultivares de ciclo largo (que son los primeros en sembrarse) podrían cambiarse por otros de ciclo intermedio o corto.

Para el investigador, si bien esta situación no es novedosa, es necesario que los productores y los técnicos estén muy atentos para ajustar el manejo en el momento oportuno.

“La clave es tomar decisiones estratégicas para no perder potencial de rendimiento. De cualquier manera, desde el punto de vista climático, el futuro es más alentador, ya que para el invierno y la primavera el pronóstico prevé un año neutro (eventualmente, Niña), lo que reducirá el riesgo de excesos hídricos durante los períodos previos a la floración, que son los más dañinos para los cereales invernales”, finalizó el experto.

Fuente: Clarin Rural

Ear of corn against a field under clouds

Aumentaron los precios del maíz por las urgencias de los exportadores

Los precios del maíz argentino cerraron con importantes mejoras ayer en el mercado disponible local, producto de las urgencias de algunos exportadores, que necesitan completar embarques que deben partir durante los próximos días. Estas mejoras se dieron en una jornada que careció de referencia externa, dado que las pizarras de la Bolsa de Chicago permanecieron inactivas durante el feriado por el Día de la Memoria en los Estados Unidos.

Por maíz con entrega inmediata los exportadores pagaron $ 2.900 para las terminales de General Lagos y de Timbúes, $ 100 más que el viernes pasado. Fuentes del sector comercial no descartaron operaciones en torno de los 3000 por tonelada para casos muy puntuales y para entregas “súper cortas”. Según el cálculo de los operadores, durante la rueda se habrían comercializado unas 20.000 toneladas de maíz.

La tónica positiva también se reflejó en el puerto de Bahía Blanca, donde la demanda pagó hasta $ 2.850 por tonelada de maíz disponible, $ 50 más que el viernes. El alto nivel de las urgencias de los compradores quedó expuesto en la brecha vigente entre los precios propuestos por los exportadores y el valor FAS teórico, que ayer fue calculado en $ 2.477 por tonelada por el Ministerio de Agroindustria de la Nación.

En cuanto al maíz para entregas diferidas durante el segundo semestre del año, las ofertas se mantuvieron estables en un rango de 185 a 175 dólares por tonelada para la zona del Gran Rosario y para Bahía Blanca, pero retrocedieron de 175 a 170 dólares para Necochea.

Sin variantes se cotizó el maíz de la campaña 2016/2017, en US$ 165 para la zona del Gran Rosario; en US$ 162 para Bahía Blanca, y en US$ 155 para Necochea.

En el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba), las posiciones julio y septiembre del maíz sumaron US$ 1 y 0,50, mientras que sus ajustes resultaron de 188 y de 185 dólares por tonelada.

Entre las razones que están complicando la gestión de los exportadores se destaca el atraso en el avance de la cosecha de maíz para grano comercial, que hasta el 26 del actual progresó sobre el 29,1% del área apta, unos 8,3 puntos por detrás del progreso vigente un año atrás.

Además, como factor virtuoso que alienta las ventas externas argentinas sobresale Brasil, que debe importar cereal para contener la escalada de los precios internos que afecta a los productores de porcinos y de pollos, y que está moderando sus exportaciones por la caída de su cosecha. En ese sentido, ayer el Instituto Mato-Grossense de Economía Agropecuaria redujo de 23,09 a 21,24 millones de toneladas su estimación mensual sobre el volumen de la cosecha de maíz en Mato Grosso, por “el impacto del clima seco sobre los cultivos”.

Soja y trigo

Los precios de la soja se mantuvieron sostenidos ayer en el mercado físico, dado que fábricas y exportadores pagaron entre 4.000 y 4.050 pesos por tonelada de la oleaginosa para la zona del Gran Rosario. Durante la rueda se habrían comercializado unas 70.000 toneladas de soja. La estabilidad también se registró en Bahía Blanca y en Necochea, donde el grano grueso se negoció a 4.050 y a 3.950 pesos por tonelada. Para Agroindustria, la capacidad de pago de la demanda fue de 3.969 pesos.

En el Matba, los contratos julio y noviembre de la soja subieron US$ 1 y 0,90, en tanto que sus ajustes fueron de 296,50 y de 303,50 dólares por tonelada.

Acerca del trigo, los exportadores volvieron a ofrecer $ 2.500 por tonelada condición cámara para Bahía Blanca; entre 2400 y 2450 pesos para la zona del Gran Rosario, y $ 2350 para Necochea, sin cambios. De igual modo, los precios del trigo de calidad oscilaron de 180 a 193 dólares por tonelada.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires informó ayer que durante la rueda los molinos pagaron de 2.500 a 4.100 pesos por tonelada de trigo, según calidad, procedencia y forma de pago de la mercadería.

En el Matba, las posiciones julio y enero del trigo aumentaron US$ 1,80 y 0,70, mientras que sus ajustes resultaron de 191,80 y de 170,50 dólares por tonelada.

Por trigo de la cosecha 2016/2017 los compradores volvieron a proponer ayer US$ 170 para la zona del Gran Rosario y para Bahía Blanca, y $ 165 para Necochea.

Fuente: La Nación

may_19

En dos años, las malezas resistentes aumentaron su presencia hasta 50%

Tener o no tener malezas resistentes y tolerantes no es lo mismo, su control puede costar entre U$S 50 y U$S 100 extra por hectárea, lo que afecta fuertemente la rentabilidad de muchos sistemas productivos, dejando a algunos debajo de la línea roja.

Como la prevención sigue siendo una herramienta eficaz y de muy bajo costo, es que resulta importante tener información acerca de qué malezas difícil hay en cada zona y así incrementar las medidas que dificulten el ingreso a un lote en cuestión.

Así, en el año 2013 la Red de Conocimiento de Malezas Resistentes (REM), una organización que pertenece a Aapresid, mapeó por primera vez las malezas resistentes y principales tolerantes de Argentina.

Esta información fue muy valorada y sigue siendo la referencia a nivel nacional. Dada la dinámica de las malezas, en el 2015 se actualizó esa información y se avanzó incluyendo las nuevas resistencias determinadas luego de 2013 y se diferenciaron mejor algunas especies que en la primera versión se incluyeron juntas.

En definitiva, este segundo mapeo abarcó 24 malezas en total, que incluye 18 biotipos resistentes y 6 especies tolerantes, lo que significa un 70% más de información. Los mapas incluyen información de 193 partidos y departamentos de 10 provincias argentinas, lo que representa prácticamente la totalidad del área agrícola del país. Para obtener esta información se consultó a 200 asesores y 15 referentes distribuidos en toda esta geografía.

Los mapas permiten ver la presencia de las 24 malezas en cada partido o departamento. En el ránking de las 10 malezas de mayor presencia se encuentran: rama negra, flor de Santa Lucía, sorgo de Alepo, capín, pata de ganso, chloris y trichloris, raigrás, borrerias, yuyos colorados y gomphrenas.

Pero los mapas permiten además comparar la situación actual con la anterior, de 2013, viendo el grado de avance de cada especie. Resumiendo esta información, se observa que la mayoría de las malezas mapeadas hay incrementado su presencia entre un 10 y un 50%.

Respecto a qué zonas empeoraron su situación, podría decirse que cada maleza tuvo un crecimiento diferente, moviéndose algo hacia al norte las que se ubicaban mayormente al sur, como el raigrás resistente, y hacia el sur las que se ubicaban en el centro norte, como los chloris, mientas que el yuyo colorado que se ubicaba mayormente en el centro-oeste del país se movió hacia el norte, el este y el sur.

Finalmente, queda claro que las malezas son un problema en toda el área agrícola del país, con diferentes gravedades y espectro de malezas entre zonas, pero con dificultades en todos lados. No obstante es importante recordar que si bien los mapas muestran una gran dispersión de las diferentes especies, esto no significa que todos los lotes estén infectados en una zona marcada con presencia, por lo que hay mucho trabajo por hacer todavía.

Por último, aunque ya tengamos presencia de una o más malezas difíciles en un lote, se debe seguir haciendo prevención para que no ingresen más malezas difíciles, ya que cada una es una complejidad y un costo mayor a afrontar y que resultará difícilmente reversible.

FUENTE: Clarin Rural